Conoce nuestros 3 niveles de eficiencia hídrica agrícola

Cada mes se hace más común hablar de eficiencia hídrica, eficiencia en el riego, en el sector agrícola; que actualmente consume un 82% del agua extraída en Chile y en gran parte de la zona centro se ve afectado por una sequía sin precedentes.

También es común el uso de diferentes conceptos relativos a eficiencia, que es bueno tenerlos claros para comenzar a conversar adecuadamente, ya que algunos conceptos de eficiencia incluyen a otros parámetros de eficiencia, según sea el tipo que se esté evaluando.

Usados en contexto agronómico

Eficiencia agronómica: Promedio de (Eficiencia de aplicación + Eficiencia de almacenamiento + Eficiencia de uniformidad) [2]

Eficiencia de aplicación: Relación entre el volumen de agua útil disponible en relación al volumen total de agua aplicado.

Eficiencia de almacenamiento: Relación de agua aplicada y almacenada en el suelo, con el agua necesaria para llevar a capacidad de campo el perfil.

Eficiencia de uniformidad: Relación de la uniformidad de la lámina de riego aplicada en el terreno. 

Eficiencia del (sistema de) riego: Producto de (Eficiencia de conducción X Eficiencia de distribución X Eficiencia de aplicación) [3]

Eficiencia de conducción: Relación del agua que entra desde la bocatoma con la que llega al punto final del canal principal.

Eficiencia de distribución: Relación de agua que entra en los canales de distribución con la que llega al predio del agricultor.

Eficiencia de aplicación: Relación entre el volumen de agua útil disponible en relación al volumen total de agua aplicado.

Usado en contexto de científico

Eficiencia en el uso / utilización del agua (o productividad del agua): Es la relación de biomasa producida por volumen de agua utilizada por el cultivo.

Usado en contexto político

Eficiencia en la gestión del agua: Es la relación entre los resultados obtenidos con el agua respecto de los costos asociados para asegurar su entrega.

Aún así, también en el ámbito agrícola consideramos relevante simplificar el concepto para su amplia comprensión y relación real con el agua usada, por lo que en Eficagua hemos definido la “eficiencia hídrica integral” como:

Relación entre la cosecha obtenida con el volumen total de agua caída y extraída, usada para riego.

Bajo esa perspectiva, hemos definido 3 niveles de eficiencia hídrica, que se pueden obtener a partir de manejos adecuados e integración de nuevas tecnologías:

Baja eficiencia hídrica

Producir lo mismo con menos agua o producir más con lo mismo de agua.

Es un resultado ligeramente o medianamente mejor que el promedio histórico del huerto, respecto de la huella de agua.

Generalmente comienza con una mejor producción, utilizando la misma cantidad de agua.

Aunque en zonas afectadas por sequía, algunas veces, se comienza igualando la producción histórica, con menos agua.

Alta eficiencia hídrica

Producir más con menos agua.

Es un resultado medianamente o notoriamente mejor que el promedio histórico del huerto, respecto de la huella de agua.

Luego de una baja eficiencia, se escala a este nivel, conociendo el comportamiento fenológico del cultivo frente a la integración de las diferentes tecnologías y manejos del huerto.

Los ahorros de agua son utilizados para ampliar la capacidad productiva, reduciendo aún más la huella de agua.

Eficiencia hídrica regenerativa

Producir más con menos agua, mientras se contribuye a regenerar las fuentes de agua.

A este nivel llegan los agricultores interesados en contribuir a la salud de la cuenca o de sus acuíferos.

Los ahorros de agua generados se utilizan para mejorar la capacidad de infiltración del territorio; aumentando la vegetación nativa, protegiendo zonas de infiltración natural, diseñando paisajes de retención o bien, se utilizan para infiltrar artificialmente los acuíferos.