Lo sostenible no basta, abracemos lo regenerativo

“Es el que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.”

DESARROLLO SOSTENIBLE

ONU

La ONU define que la sostenibilidad se enfoca en “Satisfacer las necesidades actuales, sin comprometer que las necesidades de futuras generaciones puedan ser satisfechas”.

Para los estudiosos, los 3 pilares son: Ambiental, Social y Económico.

En cambio, para los empresarios en general, los 3 pilares son las 3P: Plata, Personas y Planeta.

Como concepto, parece noble y coherente con el futuro que necesitamos.

Pero también es noble y coherente preguntarse: ¿En qué piso nos sentamos para mirar el futuro y decidir cómo debemos actuar hoy?

Si nos sentamos en el piso de que en un futuro seremos muchas personas en este planeta con recursos limitados – ¿deberíamos acostumbrarnos a consumir menos, en un contexto de más necesidades futuras?

O acaso, ¿en el piso de la eficiencia? – Ese que cree que cada vez producimos mejor con menos recursos y que por tanto los recursos nos van a alcanzar.

En simple ejercicio, escasez o abundancia.

Y dado que los servicios ecosistémicos son una pieza clave, ambos pisos consideran “utilizar la menor cantidad de recursos posibles por persona”.

Pero existe un tercer piso.

Un piso que nos obliga a concentrarnos en el presente para proyectar al futuro.

¿En qué estado se encuentran nuestros suelos?

… nuestras cuencas?

… nuestros bosques?

… nuestros humedales?

… nuestros océanos?

… nuestra biodiversidad?

Puede que la respuesta no sea alentadora, porque hasta ahora el modelo de relación con nuestro entorno ha sido extractivo.

Esta relación lo ha degenerado y ha puesto en riesgo el desarrollo de generaciones futuras.

Por esto, un desarrollo sostenible no es suficiente; considerando el estado actual de nuestro entorno. Es necesario regenerar, para asegurarle mejores condiciones que las actuales a las futuras generaciones; al futuro del planeta.

La economía convencional es degenerativa; utiliza recursos de forma lineal, generando basura como parte de sus resultados, que a su vez inundan los vertederos y rellenos sanitarios. Este tipo de modelo no puede durar para siempre; porque siempre hay menos recursos que se pueden usar. La naturaleza no funciona de esa forma.

Pero existen alternativas, como las que emergen del Modelo de Desarrollo Regenerativo y que viene a complementar y llevar un paso más allá el modelo de economía circular.

Con publicaciones que aumentan a la fecha, en las alternativas planteadas por autores, que son parte de la “Cultura Regenerativa”, se indican los modelos económicos que son parte de la transición entre “Modelos de Desarrollo Degenerantes” y “Modelos de Desarrollo Regenerantes”, como son:

  • Convencional
  • Verde
  • Sostenible
  • Restaurativo
  • Regenerativo

En este marco, el modelo de economía sostenible se encuentra como punto medio.

En este punto, las generaciones futuras no podrán contar con los recursos ni el entorno que necesitan para un óptimo desarrollo; dado el contexto actual.

Es aquí donde el modelo Restaurativo comienza a regenerar servicios ecosistémicos y recursos.

Pero llega un punto donde la restauración ya está completa, entonces ¿luego qué?.

Desde este punto comienza el modelo regenerativo, un modelo económico a favor de la vida.

Y si bien ya se han realizado algunos avances para salir del modelo convencional, los resultados aún no son suficientes para enfrentar los desafíos futuros asociados al cambio climático (o Crisis climática, a esta altura).

Por esto, el desarrollo sustentable no es suficiente.

Necesitamos movernos hacia un modelo Regenerativo, en que replanteemos nuestra forma de relacionarnos entre nosotros y con nuestro entorno, y con que el que, por sobre todo, podamos devolver la salud a nuestros suelos, nuestras cuencas, nuestros humedales, nuestros bosques, nuestros océanos y nuestra biodiversidad.

Para que eso suceda, debemos abrazar la Cultura Regenerativa.