Hidrogeles agrícolas – ¿Cómo se aplican?

by Mar 9, 2020

Los hidrogeles usados en agricultura están año a año generando testimonios de su efecto positivo, pero también existen casos donde los resultados negativos han opacado cualquier promesa o expectativa de producción.

Los resultados negativos ocurren generalmente porque se ignoran variables técnicas, que son necesarias de considerar antes de aplicar cualquier hidrogel a un suelo usado para fines agrícolas.

Entonces: ¿Cómo se usan correctamente los hidrogeles en agricultura?

Las variables clave a considerar son:

  1. Textura de suelo
  2. Capacidad absorbente del hidrogel
  3. Profundidad de raíces y zonas regadas

 

Textura de suelo

El suelo posee una capacidad de retención de agua que varía según su textura, lo que se ilustra en la imagen inferior.

Por lo tanto, diferentes suelos poseen distintas capacidades de absorción.

Y como los hidrogeles pueden mejorar la capacidad de absorción de agua en el suelo, es prudente preguntarse:

“¿En qué suelos es más apropiado usar hidrogeles?”

La respuesta más simple es: En los suelos que más fácilmente pierden la humedad; como los suelos arenosos.

Por otro lado, en suelos arcillosos no es muy recomendable incorporar hidrogeles, debido a que la infiltración se vería muy afectada, generando problemas de exceso de humedad o mala aireación.

 

Capacidad absorbente de un hidrogel

 

Debido a la enorme cantidad de hidrogeles posibles, es importante saber cuál es la capacidad absorbente de un hidrogel.

Existen algunas estructuras que retienen hasta 5.000 veces su peso en agua, mientras que otras, como Humesuelo, retienen en promedio 20 veces su peso en agua.

Esto es crítico al momento de definir la dosis a aplicar al suelo.

Un hidrogel que retiene 5.000 veces su peso en agua podría generar fácilmente problemas de infiltración o de baja aireación, si no es bien mezclado con el suelo.

Por otro lado, un hidrogel con menor retención de agua, podría ser mejor mezclado con el suelo, minimizando el riesgo de generar zonas con infiltración afectada o baja aireación.

Ambos ejemplos son capaces de mejorar la retención de agua en el suelo, pero importa más que las condiciones para el desarrollo de raíces sea el adecuado, a que se logre generar una mejor capacidad absorbente en el suelo.

Profundidad de raíces y zonas regadas

 

La aplicación de hidrogeles debería considerar siempre la profundidad de raíces del cultivo al que busca beneficiar.

Un palto desarrolla la mayoría de sus raíces de forma superficial, mientras que otros frutales lo hacen a mayor profundidad.

En complemento a lo anterior, es importante considerar que un hidrogel depende del agua para volver a llenarse luego de que las raíces han absorbido el agua contenida en él.

Por este motivo, al momento de aplicar, siempre se debe ubicar la dosis en zonas que van a ser regadas.

 

Entonces, ¿cómo se aplican?

 

En seco

Se aplica la dosis adecuada en el suelo o sustrato y se mezcla de forma que quede distribuido en todo el volumen.

Posteriormente, se riega para llevar el hidrogel a capacidad de retención máxima (ya dentro de suelo o sustrato).

Luego se procede con los manejos normales de siembra o plantación.

Ventaja: Rápida aplicación, poco esfuerzo de logística.
Desventaja: Visualmente se ve “poco” y podría ser más fácil incurrir en malas aplicaciones por exceso.

 

En gel

Se aplica agua al hidrogel, hasta que gelifique con el agua que puede retener.

Posteriormente, se aplica en el volumen de suelo o sustrato adecuado y se mezcla vigorosamente.

Luego se procede con los manejos normales de siembra o plantación.

Ventaja: Visualmente se ve “bastante”, por lo que la dosificación generalmente es más fácil de realizar. Es difícil incurrir en malas aplicaciones por exceso.
Desventaja: Mucho esfuerzo de aplicación, logística se complica al contener y movilizar más volumen y peso a las zonas de aplicación.

 

Humesuelo M+, aplicado en plantación de limones
Humesuelo T, aplicado a cama de pimentones

“Suelización” en China

En China se implementó por primera a vez, a escala extensa, el uso de hidrogeles en el desierto, para recuperar la fertilidad de suelo y evaluar el establecimiento de nuevas zonas agrícolas.

Este desarrollo fue documentado y publicado en revistas científicas bajo el concepto de “Soilization“, que acuñamos en español como “Suelización“.

Referencias
  1. Effects of Superabsorbent Polymers on the Hydraulic Parameters and Water Retention Properties of Soil – Renkuan Liao, WenyongWu, Shumei Ren and Peiling Yang, 2016
  2. Hydrogel: Preparation, characterization, and applications: A review – Enas M. Ahmed, 2015
  3. Desert “Soilization”: An Eco-Mechanical Solution to Desertification – Zhijian Yi, Chaohua Zhao, 2016