Decisión – Pilar 4 de Eficiencia Hídrica Agrícola

by Sep 7, 2019

Pregunta clave

¿Cuán bien se está tomando la decisión de riego?

En cualquier toma de decisión, se debe evaluar un conjunto de información antes de tomar acción.

Y al decidir sobre el riego el proceso es el mismo; lo que cambia entre agricultores es la cantidad de fuentes de información y la calidad de esa información.

En general, existen 4 grandes grupos de información usados para tomar la decisión de riego:

  1. Observación de la planta: para evaluar estrés.
  2. Información climática: para pronosticar agua disponible en corto plazo y evaluar evaporación.
  3. Humedad de suelo: para evaluar cantidad de agua disponible en suelo.

Cada una de esas fuentes se pueden medir con diferentes medios y su calidad puede variar según el que sea usado.

Por ejemplo, la información sobre humedad de suelo se diferencia en calidad según sea obtenida sólo por observación, en comparación con un sensor enterrado que se encuentre entregando esa información.

En una encuesta realizada en la región de Valparaíso en pequeña y mediana agricultura se obtuvo que un 75% de agricultores decide el riego según cómo se vea la planta o el suelo; lo que implica una toma de decisión con información de baja calidad cuando se compara con las herramientas disponibles en la actualidad.

Fuente: Encuesta de Eficiencia Hídrica 2019 – Eficagua

Pero sean cuales sean las fuentes de información, finalmente las 2 grandes preguntas que se busca responder al momento de regar son:

  • ¿Cuándo regar?
  • ¿Cuánto regar?

Con esto claro, se pueden realizar calendarios de riego, programación de bombas y estimar los recursos que se deben considerar a futuro; tomando en cuenta también el desarrollo vegetal y fenología del cultivo.

¿Cuándo regar?

Un indicio visual de hojas lacias es generalmente un parámetro que se observa cuando no existe tecnología integrada. Sin embargo puede que no sea el método más adecuado, ya que esto podría significar que la planta ya se encuentra estresada.

Por otro lado, si la humedad de suelo está siendo medida con un tensiómetro o con un sensor de humedad enterrado, es más probable conseguir mejor calidad de información, la que asociada a la textura de suelo podría definir un umbral de riego. 

Generalmente los umbrales de riego se definen entre 50% a 80% del agua disponible, según contexto.

En el peor de los casos, el agricultor no puede tomar la decisión de cuándo regar ya que el agua de riego le llega por turno y no posee medios para acumular agua, lo que para la región de Valparaíso representa un 40% aproximadamente de la pequeña y mediana agricultura.

No tomar una buena decisión para saber cuándo regar podría afectar el resultado de cosecha de forma importante. Según experiencias, las pérdidas de cosecha potencial pueden llegar hasta 71%, mientras que los ahorros de agua por un buen riego pueden llegar hasta 83% (en viveros). Esto se encuentra asociado directamente al estrés provocado en la planta.

Por lo tanto, la eficiencia en este ámbito se asocia al desarrollo potencial del cultivo, debido a que el agua entregada a tiempo o destiempo genera diferencias en el desarrollo.

¿Cuánto regar?

En complemento a lo anterior, para definir cuánto regar se deben considerar al menos los siguientes 3 datos importantes, asumiendo que el sistema de riego está bien diseñado:

  1. Profundidad de raíces
  2. Capacidad de retención de agua del suelo
  3. Probabilidad de lluvia cercana

Nuevamente, si no existe tecnología integrada en la toma de estas decisiones, lo más común es que la cantidad de agua (tiempo de riego) sea definida según la experiencia o costumbre del regante.

Pero en casos donde existen sensores de humedad, información climática y conocimiento del suelo disponible, es posible definir la cantidad de agua a entregar para no incurrir en una falta de agua o en exceso de agua.

Experiencias midiendo la absorción de agua en diferentes profundidades confirman que las secciones superficiales absorben más agua que las secciones más profundas, como se ilustra en la imagen inferior. Y a su vez, se evidencia que todo el perfil de raíces es capaz de absorber agua, lo que refuerza la importancia de humedecer la extensión del sistema radicular.

Por lo tanto, la eficiencia en este ámbito se relaciona con el volumen de agua entregada y existen 2 extremos de ineficiencia: generar una falta de riego o generar un exceso de riego.

Al respecto, existen más problemas asociados al exceso que al déficit, lo que se resume en la siguiente tabla.

Falta de riego Exceso de riego
Pérdida en calidad de cosecha. Pérdida en cantidad de cosecha.
Pérdida en cantidad de cosecha. Pérdida de nutrientes.
Degradación de suelo.
Contaminación cruzada.
Mayores costos en energía.
Desarrollo vegetal indeseado.

RESUMEN DE CIFRAS – PILAR IV

Referencias
  1. Irrigation Management and the Effect on Cotton Yield – ICT international, 1997
  2. Understanding Irrigation decisions – Irrigation Insights, 2006
  3. Wireless soil moisture sensor networks for precision irrigation shceduling – Carolyn Hedley, Jagath Ekanayake & Pierre Roudier, 2012
  4. Irrigation decisions with limited water – Agriculture & Agrifood Canada, 2015
  5. Manejo y uso eficiente del agua de riego intrapredial para el sur de Chile – Rafael López-Olivarí (INIA), 2016
  6. Using Precision Irrigation for Better Corn Yield with Less Water – Mohamed A. M. Moursy, 2017
  7. Advanced monitoring and management systems for improving sustainability in precision irrigation – Olutobi Adeyemi, Ivan Grove , Sven Peets & Tomas Norton, 2017
  8. Assessing explanatory factors for variation in on-farm irrigation in US maize-soybean systems – Katherine E.B. Gibson, Haishun S. Yang, Trenton Franz, Dean Eisenhauer, John B. Gates, Paolo Nasta, Bhupinder S. Farmaha, Patricio Grassini, 2018
  9. Monitoring Soil Moisture to Improve Irrigation Decisions – Ministerio de Agricultura, Alimento y Asuntos Rurales
  10. About irrigation – Agriculture Victoria
  11. Studies of retention capabilities on untreated soils – Capítulo 4